¿Eres bailarín/a y todavía no tienes un seguro de salud?

7 noviembre, 2018
¿Eres bailarín/a y todavía no tienes un seguro de salud?

Tu sueño se ha hecho realidad y hoy, eres una bailarina profesional. Puede, que hasta de las mejores. Tu cuerpo, es tu medio de expresión, trabajas con él y por eso has de cuidarlo. Entrenas duro, pero también practicas deportes como el yoga o el pilates, con el objeto de equilibrar tu cuerpo y minimizar así, el riesgo de lesiones. Estás en forma. Eres una campeona. Pero, muy a tu pesar, no eres infalible. ¿Qué ocurriría si, en caso de accidente, tuvieras que abandonar tu amada profesión?

Podemos decir, que bailar es una profesión de riesgo, ya que los profesionales realizan posturas muy complicadas, dan saltos enormes y hacen arriesgadas piruetas. Además, suelen actuar con un compañero, y por muy preparados que estén ambos, el peligro de accidente siempre está ahí. Teniendo en cuenta que a veces trabajan en alturas, es fácil pensar, que en cualquier momento, un bailarín puede sufrir una caída, y sufrir un accidente más o menos grave. Las consecuencias, pueden ir desde una simple incapacidad temporal, hasta una capacidad absoluta o permanente, que pudiera impedir al bailarín o bailarina desempeñar ninguna profesión. ¿Qué hacer llegado ese momento?

Pues bien, la respuesta está en los seguros de salud. Veamos a continuación por qué son tan importantes.

La importancia de los seguros de salud para bailarines y bailarinas

Es fundamental que los bailarines y bailarinas tengan dos tipos de seguros de salud. Por un lado está el seguro de vida con incapacidad laboral. Estos seguros resultan esenciales cuando el  bailarín o bailarina, sufren una lesión que le incapacita para desarrollar actividad. De esta forma, el seguro les pagará una cantidad determinada, a fin de que puedan empezar una nueva carrera laboral sin dificultad. Por otro lado, está el seguro de baja laboral, que en caso de ser un profesional autónomo el que está de baja laboral u hospitalización. Ha de complementar sus ingresos con una cantidad de dinero adicional a la que paga la seguridad social. Este seguro, además, abonará una cantidad de dinero al paciente por los días que está de baja.

A día de hoy, existen infinidad de seguros en el mercado, pero, ojo, que no son todos iguales, y algunos, prometen más que lo que luego ofrecen. Por eso, hay que comparar entre diferentes compañías, las condiciones, los precios e incluso las opiniones de otros clientes, antiguos o actuales.

Cuando te dedicas a una profesión como esta, nos dice Nerea, nunca sabes para cuánto tiempo. He visto a muchos compañeros y compañeras quedarse en el camino, cuando todavía eran muy jóvenes y les quedaba mucha carrera por delante. En caso de que esto ocurra, hemos de tener un respaldo económico, asegura Nerea.

Por eso es que esta joven bailarina tiene un seguro de salud de Adeslas en Rivas Vaciamadrid, que es donde Nerea reside en la actualidad.  Como madre soltera, no puede permitirse quedarse en la calle sin nada. No es como cuando estás sola, comenta. Antes sabía que podría superar cualquier tropezón, pero desde que hay alguien más en mi vida, tengo que pensar en ella. Ahora, hay otra vida que depende de mí. Soy el único sustento de mi hija y no voy a permitir que lo pase mal.

Desde que tengo mi seguro de salud de Adeslas en Rivas Vaciamadrid, me siento mucho más tranquila, y el temor ante un futuro incierto es menor. Aquí, me ofrecen un seguro muy completo y totalmente adaptado a mis necesidades. Y, de verdad os puedo decir, que lo recomiendo a todo el mundo. La tranquilidad no tiene precio.

Y es que lo cierto, es que hay pocas seguros privados de salud tan buenos, y que se adapten tanto a las necesidades del cliente. Un secreto, en mi familia también tenemos seguros con Adeslas.

Además, existen compañías de seguros, que hacen seguros colectivos, y de esta forma salen mucho más baratos. ¿Otros seguros que debería tener un bailarín o bailarina? Pues un seguro de decesos, para evitar gastos en caso de fallecimiento o un seguro médico privado para evitar las esperas de la seguridad social. Ya se sabe lo acelerada que es la vida de la farándula.