Todo limpito y en su sitio

30 abril, 2016
Todo limpito y en su sitio

Hola, me llamo Sandra y soy mucama o ayuda de cámara (como queráis llamarlo) desde hace más de una década. Con lo cual, os puedo asegurar que he presenciado miles de escenas extrañas, que me he cruzado con muchos famosos y desconocidos con manías de lo más estrafalarias a lo largo de estos años. En fin, todo ello para deciros que mi trabajo no sólo requiere suma discreción, sino sobre todo mucha higiene y limpieza absoluta. Claro está que todo ello se obtiene limpiando las habitaciones concienzudamente, pero igualmente con productos profesionales de alta calidad, como lo son los productos de la empresa Deterin, una sociedad que cuenta con más de treinta años de experiencia en la creación, fabricación y envasado de detergentes, limpiadores y desinfectantes, fabricados con certificación UNE-EN ISO 9001 (indispensable).

Limpiar habitaciones y salas de estar en las que han dormido o pasado una noche o largas temporadas personas que no conoces, no es para nada una tarea fácil, aunque con el paso del tiempo te vas poco a poco acostumbrando a ello. Sin embargo, al entrar sin querer en la intimidad de la gente, simplemente porque se trata de tu oficio, a veces descubres cosas que jamás en la vida te hubiera gustado descubrir, porque de pronto se te puede derrumbar un mito. Os lo ilustro con un pequeño ejemplo. Un día, mientras estaba limpiando el baño de una suite, descubrí horrorizada que unos de mis actores favoritos (del que por supuesto callaré el nombre), un actor que representaba a mis ojos todo lo que el hombre ideal debía poseer, un auténtico sex-symbol, ¡guardaba su orina en botes! No sé cómo no me dio un infarto entonces.

El hecho es que ahora cada vez que lo veo en la gran pantalla siempre pienso en su extraña manía ¡y ya no me parece tan guapo! En fin, excentricidades que quizá deba analizar un profesional de la salud mental, lo mío es sólo limpiar y callar…

tenmporeducida

Trucos para limpiar de manera profesional y rápida

Cuando empecé a trabajar como mucama, pensaba que nunca llegaría a desempeñar el trabajo que hacían mis compañeras. Yo me quedaba en efecto alucinada ante todo lo que eran capaces de ordenar y limpiar en tan poquito tiempo. Sin embargo, a lo largo de los años vas aprendiendo ciertos trucos y habilidades. Una de ellas consiste por ejemplo en sacar ante todo el desorden y lo que se vaya a lavar del cuarto para que éste quede completamente desocupado y permitir así que se pueda limpiar correctamente y de manera más rápida todas las áreas. Además, procediendo de esta forma se evita que queden marcas en las superficies que se deban limpiar o lustrar con algún producto o líquido especial. En lo que se refiere a los paños para limpiar, trapos, etc., mi preferencia va hacia los paños de microfibra, son a mi parecer los más eficientes. Si por ejemplo no tuvieras de este tipo a tu alcance, también podrías utilizar en su lugar un paño que fuera cien por ciento de algodón, como un pañal de tela, una funda de almohada vieja o una camiseta vieja.

Lo que sí desaconsejo formalmente son los trapos de telas como el poliéster, ya que esta fibra sintética atrae más el polvo que cualquier otra. Para acabar con estos sencillos trucos, lo que yo hago y aconsejo, es de limpiar en último lugar el baño. ¿Por qué? Sencillamente, porque de esta forma se evita traspasar las bacterias a otras áreas de la habitación o sala de estar. Y bueno, no debemos olvidar nunca que la buena reputación y fama de un hotel radica en gran parte, no sólo en la calidad de sus servicios sino también y su pulcritud. Por ello, es fundamental utilizar siempre productos de limpieza profesionales y de altísima calidad como lo son los de la empresa Deterin, ubicada en Fuenlabrada (Madrid). Eso me parece efectivamente esencial, ya que no puedes limpiar unas zonas donde pasan o van a pasar miles de personas como una casa en la que no pasa tanta gente.